Ato a la gorda de mi esposa y la someto en la cama

0 visitas
0%

Seguro que a muchos hombres no les gustaría estar con una mujer entradita en carnes, pero en mi caso no puedo ser más feliz. Tengo una esposa gorda y caliente, la cual siempre está dispuesta a dejarse hacer de todo en la cama. El otro día se convirtió en mi zorra sumisa y quiso que la atase, para someterla a cuatro patas y penetrar su chochazo una y otra vez toda la noche.