El cachas del gimnasio probó las carnes de la gordita

0 visitas
0%

Un día más, este tipo acudió al gimnasio para fortalecer su musculatura, pero hoy se encontró con una morena gordita que le distrajo y mucho. No es que sea su tipo, pero esas carnes y sus enormes tetas desviaron su atención, hasta terminar por invitarla a su casa a tomar algo. Una vez allí, la chica se comió un plátano de manera muy sensual ante sus narices, lo que provocó su empalme y el consiguiente polvazo interracial que se marcaron juntos.