Golfa tetona no puede resistirse a ese negro cachas y su rabo

0 views
0%

Siempre ha sido una fantasía para esta golfa tetona la de probar un buen pollón de color, así que cuando tuvo uno a tiro, no dudó en llevárselo a la boca. El tipo no pudo evitar seguirle el juego y una vez en su casa, se fueron directos al sofá para desfogarse lo bestia. Ella le comió la polla y la preparó para disfrutar abierta de piernas de ese semental, que le dio duro mientras sus pechotes no paraban de menearse con cada embestida.