Granjera obesa se lleva una enculada en el establo

0 views
0%

Mientras limpiaba el establo, esta granjera empezó a juguetear con el rastrillo, hasta acabar rozándolo con su coño. Uno de los vecinos de la señora que andaba por allí la pilló in fraganti y viendo lo cachonda que estaba, decidió echarle una mano. Al final, le quitó la ropa y no tardó en meterle la polla, llegando incluso a darle por el culo a cuatro patas hasta llevarla al orgasmo.