Jovencita fue a robarle al vecino y lo que se llevó fue un polvazo

0 visitas
0%

No estaba seguro de si su vecino estaba en casa y tras abrir la puerta, se lo encontró durmiendo la siesta. Intentó no hacer ruido y fue directa a por su cartera, para cogerle unos billetes e irse de compras. Pero al final el hombre abrió los ojos y la pilló in fraganti, haciéndole preguntas sobre lo que estaba haciendo. Ella intentó hacerse la loca y optó por seducirle, hasta acabar sin bragas y apoyada en la mesa para dejarle meterle la polla y salirse de allí con la suya.