Le regalo a mi amiga una sesión de fisting vaginal en el sofá

0 views
0%

Aunque nos gustan y mucho los chicos, mi amiga y yo nunca rechazamos la ocasión de follar juntas o con otras chicas si nos apetece. En este caso, quedamos en casa y empezamos a ponernos cachondas, quitándonos la ropa y metiéndonos mano. De hecho decidí usar mis puños para darle placer, regalándole una sesión de fisting vaginal y pajeando su chochito hasta dejarlo mojado. Le cupo entero y disfrutó mientras la masturbaba, llegando al orgasmo varias veces en el sofá.