Menuda negrita conocí y que polvazo me acabó echando

0 visitas
0%

Además del morbo que me daba, esta negrita me sorprendió aun más cuando nos pusimos al tema en el sofá del salón. Y es que no solo está buenísima, sino que es una fiera que sabe perfectamente como darle placer a un hombre. Se quitó la ropa y mostró su cuerpazo natural, antes de chupármela como una profesional y ponerse a cuatro patas, pidiéndome que no tuviese piedad de su coño y gozando a su lado de sexo interracial, hasta no poder más y soltar toda mi lefa sobre sus pechos.