Paso la noche en casa de mi hermanastro y terminó probando su polla

0 views
0%

Como la casa de mi hermanastro estaba cerca, le pedí que me dejase pasar la noche, ya que había salido de fiesta y no quería pasarme mucho tiempo sola metida en un taxi. Fue muy amable en acogerme y me dejó usar su cama, así que quise «agradecerle» su hospitalidad de la única forma que se. Empecé a besarle en el sofá y en menos de lo que canta un gallo, los dos estábamos sin ropa y dándole al sexo, gozando de una follada muy intensa que guardamos en secreto para siempre.