Su vecina gorda le dejó metérsela en medio de la cocina

0 visitas
0%

Tras invitarle a comer, su vecina gorda quiso tantear el terreno y seducirle con esas curvas que tiene y su tremendo culo. Sin duda la morena logró su objetivo y al final, acabó a cuatro patas contra la encimera y gozando de un enorme pollón. El tipo se empleó a fondo con ella y la llevó al orgasmo con su rabo de color, que logró darle placer a esa zorra obesa.