Suelto la brocha para agarrar los pechotes de mi novia y follármela

0 views
0%

Hacía tiempo que no pintábamos nuestro piso, así que cogimos un par de brochas y nos pusimos manos a la obra. Pero tras un rato, a mi novia le dio por bajarse los pantalones para llamar mi atención y no pude evitar darle unas nalgadas con mis manos pintadas de blanco. Poco a poco fue subiendo la temperatura entre los dos y al final, dejamos lo que estábamos haciendo por culpa del calentón que llevábamos encima. Acabé dándole duro y apretando sus pechotes con fuerza, hasta correrme sobre ellos para terminar a lo grande.