Vaya tetazas tiene la gorda, voy a tener que probarlas

0 views
0%

Cuando fui a la piscina, me vi sentado en la hamaca junto a una pelirroja gorda y de tetas enormes. Intenté no fijarme demasiado, pero la chica se levantó y me pidió que le pusiese crema a sus ubres. Empecé a sobarlas con mis manos y me fui poniendo cada vez más cachondo, hasta que ella se dio cuenta y se agachó para chupármela. De repente no hubo vuelta atrás y los dos terminamos follando junto a la piscina, donde pude probar sus curvas y terminar la faena eyaculando sobre sus pechotes.